camino hacia las metas

metas

Ser médico, abogado, famoso, director de una multinacional, presidente, sacerdote, tener cosas materiales, casarnos con determinada persona, formar una familia; todo el tiempo nos estamos planteando metas, pero no todas llegan al final que queríamos y no siempre sabemos porque.

Decidir lo que queremos alcanzar requiere conciencia de uno mismo, conocerse, y tener una visión de futuro que nos permita vernos en el lugar en el que queremos estar.

Definir metas personales o profesionales, es solo el principio. Poder sostenerlas en el camino requiere atención y un plan de acción que nos acerque a eso que tanto queremos.

De todas maneras tenemos que saber que las metas no son el fin, sino el medio, para avanzar en el camino de la vida; que cuando por fin lleguemos a nuestra meta, simplemente será el comienzo de otro camino que nos conducirá a otras metas; y que definitivamente pondrá a prueba la decisión tomada en su momento. También debemos saber que las metas no son mas que la excusa para aprender y evolucionar, nos guían hacia adelante y nos hacen superar obstáculos por alcanzarlas; pero no son más que un espejismo para encontrarnos a nosotros mismos. No hay nada detrás de una meta que no esté ya dentro nuestro, por lo que empecemos con la certeza de que al final conoceremos más del caminante, que del camino.

Empezar con el fin en la mente y caminar hacia el futuro, son dos buenos consejos para iniciar el viaje, pero veamos estos 8 pasos para mantenernos en el camino y darle un mayor sentido a nuestra vida:

1. CONSCIENCIA DE UNO MISMO. Es importante estar presente en cada momento. Que la atención no divague entre lo que se pudo haber hecho mejor en el pasado o en lo que puede suceder en el futuro. Es necesario prestar atención a como uno se siente, ya que en los sentimientos está la clave de por donde continuar. Cuando uno se siente muy presionado o atrapado, es bueno concentrarse unos minutos en la respiración. Cuanto más consciente estamos de nuestra respiración, más rápido se recupera la calma. Solo con la mente calma se puede dar una respuesta asertiva a cualquier situación que se presente, por eso es importante prestar atención a las emociones, ya que nos sirven de guía a nuestra conducta

2. VIGILAR EL PASO. Mantener la intención a la vista en cada decisión. Recordar hacia donde queremos ir, para no terminar en otro lugar. Es importante recordar que solo se alcanza aquello en lo que se enfoca la atención, lo demás desaparece.

3. EL VIAJE HACIA LAS METAS. Recordar que las metas son importantes, pero el camino para alcanzarlas lo es aún más. No hay que olvidarse de disfrutar también el viaje, de hacer buenos amigos, de tomar conscientes decisiones y cambiar de rumbo si se encuentra otra meta más deslumbrante. No hay que tener miedo a cambiar, pero hay que seguir avanzando. No hay que olvidarse que lo que parece el final, es solo el principio de otro tramo del camino.

4. SOLEDAD EN LA MULTITUD. Hay que permanecer libre interiormente y afianzado en los valores. Aprender a aceptarnos como somos, para no depender de la aprobación de los demás. Lo más importante es lo que pensamos de nosotros mismos y nunca entregar ese poder a nadie.

5. RECORDAR LA ECOLOGÍA. Mantener presente a las personas importantes en nuestra vida, y evaluar el impacto que nuestra conducta y decisiones producen en ellos. Debemos tener presente que elegimos a cada paso y que cada decisión afectará nuestra vida y la de las personas que nos rodean.

6. RECORDAR QUE TODOS SOMOS UNO. No debemos olvidar que somos parte de una familia, una comunidad, una ciudad, un pueblo, una Nación, un Continente, un Planeta. Hay palabras más grandes, que la palabra ¨yo¨ . Es bueno buscar que podemos hacer en otros ámbitos para ayudar, para ofrecer a otros nuestra colaboración, energía, alegría y creatividad. Debemos utilizar todas tus habilidades para tener mejores relaciones y para formar mejores organizaciones, comunidades e instituciones. Influir ositivamente en las personas que nos rodean, siendo un buen ejemplo se ayuda a otros a crecer y evolucionar.

7. ATENCIÓN. Hay que mantener alejados pensamientos ajenos y distractivos, no creer todo lo que nos dicen, utilizar el discernimiento para evaluar y decidir que es lo mejor en un momento dado.

8. EXPERIENCIA. Utilizar la experiencia para avanzar, y hacerlo sabiendo que algo nuevo y maravilloso va a suceder; y si nuestro juicio solo nos permite ver aquello que ya conocemos, nos perderemos la magia de un momento o de una oportunidad que no se repetirá.

Estos recordatorios nos ayudan a avanzar por el sendero que nos trazamos. El camino hacia nuestras metas es una aventura, lo que ahora vemos como una fotografía estática, será un film en el que podremos entender el recorrido, las conexiones que hicimos y lo sincronicidad del destino que nos fue llevando de la mano.

Como decía Walt Disney ¨Una persona debe establecer sus metas tan pronto como le sea posible y dedicar todo su talento y energía para hacerlas realidad. Con mucho esfuerzo puede lograrlo. O puede encontrar algo que sea aún más gratificante. Pero al final, no importa cual sea el resultado, sabrá que ha estado vivo¨.

Lic. Andrea Pérez

Comments are closed.